El tercer grado penitenciario es un tipo de régimen abierto que se presenta con diferentes modalidades y antecede a la libertad condicional, ofreciendo de esta forma al preso una experiencia más liviana pero que será progresiva, de manera que con su buen comportamiento podrá obtener beneficios que además le permitirán adaptarse mejor al momento en el que salga de prisión. Vamos a estudiar los requisitos permisos penitenciarios, el modo en que se debe solicitar, quien decide si concede o no dicho permiso, y por supuesto lo que deberemos hacer en caso de denegación.

Requisitos para obtener el tercer grado penitenciario

Lo primero y más importante que debemos conocer son los requisitos obtención tercer grado penitenciario, los cuales son los siguientes:

  • Se deberá haber pagado la responsabilidad civil derivada del delito, o al menos estar en proceso de pago de la misma.
  • Es esencial demostrar una buena conducta penitenciaria.
  • También deberá haber cumplido el periodo de seguridad de la condena, de manera que si se trata de una pena inferior a cinco años, es necesario cumplir al menos una cuarta parte, y si es superior a cinco años, deberá haber cumplido al menos la mitad.

A la hora de hablar del tercer grado penitenciario requisitos, es importante tener en cuenta que hay puntos que tienen una valoración técnica como es la condena cumplida, mientras que otros dependen de la opinión personal de aquellos que estén encargados de conceder o no el tercer grado penitenciario pero, ¿qué dice el reglamento penitenciario tercer grado a este respecto?

 

¿Quién decide si se concede el tercer grado penitenciario?

Una vez presentada la solicitud clasificación tercer grado penitenciario, se deberá realizar una valoración que permita determinar si el solicitante cumple con los requisitos indicados en el apartado anterior.

De esto se encarga un Juez, el cual llevará a cabo dicha valoración en función de un informe que previamente habrá sido elaborado por la Junta de Tratamiento Penitenciario.

Esta Junta está conformada por un equipo que incluye médicos y psicólogos entre otros profesionales, y se suele reunir generalmente cada períodos aproximados de seis meses.

Su objetivo es el de realizar una valoración de cada solicitante por separado, valorando si el penado merece o no el tercer grado penitenciario.

 

Cómo solicitar el tercer grado penitenciario

En cuanto a cómo conseguir el tercer grado penitenciario, es importante en primer lugar por no cumplir con los tres requisitos de los que hemos hablado en este mismo artículo, siendo todos ellos esenciales puesto que, en caso de no cumplir con alguno, el tercer grado penitenciario se rechazará.

Lo más importante en estos casos es ponernos en contacto con nuestro abogado que nos informará acerca del tercer grado penitenciario en qué consiste, procedimiento para solicitarlo y en general analizara nuestro caso en particular para estudiar las posibilidades que tenemos de conseguirlo o si ya es el momento de obtener el tercer grado penitenciario directo.

 

¿Qué hacer si se deniega el tercer grado penitenciario?

Si consideramos que cumplimos con todos los requisitos para obtener un permiso penitenciario pero este se nos ha denegado, el siguiente paso deberá ser el de contratar a un abogado penalista especializado en estos casos como es el caso de Sanz y Cabrejas, que cuentan con una dilatada experiencia en este tipo de solicitudes y con un elevado porcentaje de éxito que aumenta las probabilidades de poder acceder al tercer grado penitenciario siempre y cuando se cumplan los requisitos.

Es importante tener en cuenta que se debe actuar con la máxima antelación posible, ya que en la Junta, al reunirse tan sólo un par de veces al año, deberá recibir toda la documentación y tenerlo todo bien preparado para evitar tener que esperar otros seis meses.

Esta es otra de las razones por las que es muy importante estar en manos de buenos abogados que conozcan las fechas, actúen rápidamente y aumenten las posibilidades de obtener el permiso penitenciario lo antes posible.